HOGAR,  MATERNIDAD

Consejos de boda de una novia embarazada

Casarse en el segundo o tercer trimestre de embarazo no es lo que muchas tendrían en mente considerando no solo la pancita sino también el cansancio, las ojeras, y otros cambios hormonales que se producen en nuestro físico.

Es difícil tomar la decisión más sabiendo que la novia será el centro de atención y la verdad es que todas queremos disfrutar nuestra boda y lucir hermosas y radiantes, esa es la meta. Pero, se puede lograr? 

Yo en lo personal creo 100% que sí, todas las mujeres embarazadas tienen un brillo especial que es fácil lucir hermosas.

Si quieren saber cómo logré disfrutar mi boda con todo y mi pancita de siete meses de embarazo, les dejo un resumen de lo me ayudo a cumplir mi sueño con mi hermoso bebe a solo semanas por nacer. 

Reserva la iglesia, el salón y el Team de Belleza

Si tus planes son casarte por la iglesia, lo primordial es que la reserves antes que el salón. Pero una vez tengas estos dos reservados, es hora de ponerse manos a la obra buscando el mejor team de belleza; Estilista, maquillista hasta la manicurista para que te dejen regia el gran día.

Solo las mujeres sabemos cómo un buen team de belleza puede lograr sacar nuestro mejor aspecto físico y entretenernos en el trayecto. 

Es muy importante que reserves con tiempo y te hagas pruebas de cabello y maquillaje. El gran día el tiempo va a pasar rápido, por lo cual si estamos seguras que el resultado final es el que queremos nos podremos relajar y disfrutar el proceso.

Di sí al Vestido de Novia

Hay un programa que hace años me gustaba ver Vestido de Novia (Say Yes to the Dress), la temática del programa era básicamente cómo las novias iban con sus mamás, sus hermanas y sus amigas a escoger entre muchos vestidos de novia EL IDEAL.

Me enamoré de la idea y estaba en mi lista de la boda soñada, pero mi mamá y mis amigas no estaban cerca. Fui a varias boutiques de novia yo sola, pero cuando decía que tenía tres meses de embarazo y una boda planeada en los próximos 4 meses, pues las asesoras de moda no sabían que vestido recomendarme. 

Opte por lo mejor para mí en ese momento y fue desconectarme del vestido y esperar un mes antes de la boda. 

Así lo hice y fue una locura. Al final casi no consigo una modista que me hiciera mi vestido. Uf, pero encontramos las mejores y lo hicieron hermoso. 

Ame mi vestido y más que nada el hecho de que fue hecho a mi medida, pero repito fue un pequeño estrés el cual puedes evitarte.

Mi consejo es, no le tengas miedo al vestido, yo lo tuve y me excuse de ir a tiendas en lugar de buscar una solución. 

Ve a las boutiques, pide los modelos de maternidad (que a mí en ese momento no se me ocurrió) o modelos con cortes que te hagan sentir cómoda. Comprado una o dos tallas más grande y teniendo una modista preparada para hacer los arreglos unas semanas antes de la boda créeme lucirás genial. 

Cenicienta y los zapatos de cristal, porque no?

Sí, sí, pies hinchados, adoloridos,  cuidado y te caes con él bebé… Todo eso te pueden decir. A mí me lo dijeron y no, nada de eso me paso. Compré mis zapatos de cenicienta tal como los quería y disfrute toda la boda sin necesitar cambiarme de zapatos. 

Eso sí, los compré un poco más grandes y compré plantillas solo por si acaso el pie no me crecía y así fue. Mis pies no se hincharon hasta el noveno mes de embarazo, o sea que todos los mitos son sólo eso.

Lo importante es considerar todas las opciones y pues claro la mejor opción es una o dos tallas más grande (por si acaso…)

Planifica y Delega

Llegará el momento en que ya no des más por todo los detalles que hay que tener presente para la boda, familiares que atender, proveedores, etc.

Para que los detalles no te abrumen organiza todo con tiempo en especial los pedidos especiales.

Planifica el día de tu boda de principio a fin, y con principio me refiero al momento que te levantas de la cama para empezar a arreglarte hasta que llegan al hotel luego de la recepción.

Habrá momentos en que las cosas se saldrán de control incluso con planeación, por lo cual mi último consejo es DELEGAR.

Delega TODO lo que puedas. Mucho mejor si es con personal que has contratado, pero también con familia, en este caso pídele el mismo favor a varios, recuerda ellos también están celebrando contigo y se les puede pasar. 

Coordina con tu fotógrafo, camarógrafo y tu coordinadora de bodas todas las fotos y tomas que deseas, ademas de los detalles del protocolo en la iglesia y el programa de la recepción. 

Yo realicé una lista de todas las fotos que quería y ellos se aseguraron de tenerme al día con todo. Hubo momentos en que quería simplemente decir ya no hacen falta más, pero ahora que veo el resultado me alegro de haber tenido un equipo que cumplió con detalles mi solicitud. 

Podría escribir mucho más, acerca de nuestra boda bilingüe, los tramites para casarnos por lo civil y por la iglesia, todo lo que tomamos en cuenta a la hora de elegir el salón de la recepción para mi mayor comodidad con el embarazo, etc., pero en esta publicación solo quería dar unos tips en general para que toda novia tenga en cuenta y así pueda disfrutar su boda antes, durante y después. 

Para ver más fotos de como pude organizar mi boda estando con 7 meses de embarazo, solo tienes que darle click aquí

¡Hola! Soy Nerys, una blogger de estilo de vida en dos idiomas, compartiendo momentos con la esperanza de que puedan inspirar felicidad y empatía.

One Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.